Lecciones de Misterio: ¿Convivieron los dinosaurios con los humanos?


La respuesta oficial, y por tanto la más aceptada, es sin lugar a dudas una clara y rotunda negación. No obstante existen algunas evidencias que no encajan con esta aseveración y que rompe, en apariencia, de forma contundente con todo lo que creíamos hasta ahora. Una de estas pruebas se puede encontrar en Utah, uno de los lugares donde se asentaron los Anasazi, una cultura amerindia que dejo entre sus muchos vestigios, unos petroglifos más que interesantes. La Wikipedia dice de esta cultura enigmática y poco conocida que:

“Los restos encontrados por los arqueólogos demuestran un conocimiento de la cerámica, el tejido y la irrigación. Además, dibujaban símbolos que no han sido descifrados y observaban los desplazamientos solares. Los descendientes actuales de los anazasi son los zuñi y los hopi.” 

Uno de esos “dibujos desconocidos” es el que representa de manera clara y concisa a un Brontosauro. Si consideramos que la cultura Anasazi, existió entre los siglos XIV y XVI, comprenderemos entonces la “imposibilidad” de tal dibujo, pues los huesos del primer animal de esta especie descubierta no fue realizado hasta bien entrado en siglo XIX, concretamente en 1879. Visto así, ¿Cómo podría esta cultura conocer dicha criatura? Para tal interrogante se nos presentan tres respuestas:

  1. Fueron los anasazi los primeros en descubrir y montar los huesos de un brontosauros como los primeros y excepcionales paleontólogos
  2. Los petroglifos no son tan antiguos como se cree.
  3. Convivió esta cultura con algún tipo de dinosaurio parecido a este.

La primera opción se nos antoja, aunque no imposible, si improbable. Sabemos que los anasazi, fueron una cultura (algunos apuntan que civilización) muy adelantada en su tiempo, que dominaban la astronomía y otras artes, pero de ahí a realizar excavaciones paleontológicas va un mundo. La segunda opción es quizás la más probable para los escépticos, ya que muchos apuntan a que los petroglifos más antiguos están mezclados con otros mas recientes datados en el siglo XIX. De ser así, habría que tener en cuenta que esta fecha esta muy ajustada con la fecha del primer fósil de brontosauro descubierto. Además, los anasazi desaparecieron antes de la llegada de los europeos a América. Por último la tercera opción es la más descabellada científicamente hablando pero no se puede descartar tan fácilmente, pues no es la única prueba de esta coexistencia.  

En el río Paluxy, en Txas, existe una cama de piedra caliza que recoge las 134 huellas de algún dinosaurio que camino por allí hace unos 120 o 130 millones de años. Lo impresionante de estas huellas descubiertas en 1908 es que junto a ellas se encontraron otras de ¡un antecesor de los seres humanos!.

¿Prueba esto que coexistieron los humanos con los dinosaurios? No se puede descartar del todo, y más cuando conocemos que huellas como esta no son las únicas en el planeta. Otras huellas de homínidos fueron halladas, en particular en Arizona en Tuba City, también a proximidad de huellas de dinosaurios, pero son muy erosionadas y tienen menos nitidez. Y existen muchas mas denominadas como extrañas, com muestra un botón:

  • En 1884, Earl Flint, representando el museo de Peabody y la universidad de Harvard, descubrió en una cantera cerca de Managua ( Nicaragua ), a orillas del lago Gilva, a 60 centímetros de profundidad, huellas de homínidos, unas con sandalias, otras indicando el uso de un bastón. Las mayores medían 40 centímetros de largo. Su antiguedad se estima a 200 000 años.

  • Otras huellas de pies descalzos y zapatos, mezcladas con las de dinosaurios, de 100 millones de años de antiguedad fueron halladas en el valle de Carrizo en el noroeste de Oklahoma.

  • En febrero de 2002, James Snyder, un habitante de la región de Ramona, hizo un descubrimiento curioso durante un paseo en la selva nacional de Cleveland.  Al buscar oro en el macizo de Gowers, salió de los senderos trillados y encontró una huella gigante de pie fosilizada en la roca granítica de lo que fue sin duda un río, hace mucho tiempo… mucho, mucho tiempo. Snyder, que piensa que podría tratarse de la huella de un « Bigfoot », apreciaría que los científicos hicieran el esfuerzo de desplazarse hasta este lugar perdido, a más de una hora y media de caminata tras unos montes difíciles de acceso para examinar detenidamente esta huella. Aún sigue esperando.

Estas y otras muchas historias sobre huellas desconocidas han sido recogidas por la Web: http://www.ldi5.com/e/paleo/e_prints2.php

About these ads