Nuevos avistamientos del Lobizón en La Candelaria, Argentina.


Varios vecinos de la localidad misionera de Candelaria aseguran haber visto al “lobizón” y se organizaron para tratar de localizarlo. Esta noche habrá luna llena y, para los lugareños, Papá Noel no será el único visitante ilustre. La Candelaria está ubicada en la zona sudoeste de la provincia, lugar donde también se erige el barrio 36 Viviendas, habitado por once mil personas, algunas de las cuales afirman haber visto a un hombre con extraños rasgos e inusuales movimientos, que cambiaba de tamaño luego de internarse y salir del monte.

De acuerdo con la información publicada por el diario local Actualidad Sur, los vecinos organizaron rondas para tratar de ubicar al extraño, luego del avistamiento que se produjo el pasado martes, pero no tuvieron éxito. Los primeros en divisar al hombre con cabello largo y barba, además de movimientos y “gestos de una manera muy poco común” fueron unos jóvenes que se encontraban reunidos en la calle, quienes asustados llamaron al dueño de una casa.

El grupo siguió a lo que -influenciados por la leyenda popular- interpretaron como un posible lobizón, pero el extraño ser se alejaba cada vez que intentaron perseguirlo, hasta que finalmente se internó en el monte, de donde emergió poco después con una talla mayor a la original y finalmente desapareció. “Nos asustamos mucho y cuando nos acercamos a ver quién era, se escapó y volvió a entrar al monte”, indicó un joven que integraba el grupo llamado Oscar Espinoza. A su vez, aseguró que al extraño, cuyo rostro nunca pudieron apreciar con claridad, “olía a podrido” y provocó una extraña reacción en el perro que los acompañaba, que, según graficó, “quedó embobado”.

El extraño, de acuerdo a la información publicada, también fue visto por vecinos del barrio Anselmo, otro de los sectores de la localidad. La leyenda del lobizón, originada en las historias europeas sobre los “hombres lobos”, refiere a la metamorfosis que sufrirían los séptimos hijos varones, tras una seguidilla sin hermanas, los martes y viernes, con cambio de luna. Según la tradición, el maleficio da como resultado la transformación a partir de la adolescencia de un ser que mezcla características perrunas y porcinas, que se alimenta de excremento y niños no bautizados. La amplia difusión popular de la leyenda y la marginación de varones nacidos en esas circunstancias dio origen -para contrarrestarla- a la tradición del padrinazgo por parte del presidente de la Nación al séptimo hijo, legalizada bajo el mandato de Juan Domingo Perón en 1973.

Fuente: Noticiero Bizarro

About these ads