Nuevos hallazgos sobre el Homínido de Flores


Henry Gee, editor de la prestigiosa revista científica Nature, en un ya famoso titular “Flores, Dios y la Criptozoología” unió inseparablemente el increíble hallazgo de los “hobbits” de la Isla de Flores con las investigaciones criptozoológicas.  Reproducimos ahora sus escritos: “El descubrimiento del Homo floresiensis y su permanencia hasta épocas recientes, geológicamente hablando, hacen que las historias sobre bestias míticas, criaturas medio humanas como el Yeti, puedan estar basadas en granos de verdad… Ahora, la criptozoología, el estudio de estos fabulosos animales, puede resurgir y ser bienvenida”.
Todo este asunto de los hobbits continua y nuevos estudios confirman que el ser humano ha compartido, y tal vez aun lo haga, el planeta tierra “hasta ayer mismo” con otro homínido.

090120144508

Los analisis son cada vez más complejos

NUEVAS PRUEBAS

Desde que en el año 2003 fueran descubiertos los primeros restos arqueológicos del ‘Homo Floresiensis’ en la Isla de Flores, cerca de Java, en Indonesia, las discusiones entre la comunidad científica se han sucedido en torno a sí podía considerarse a los conocidos como ‘hobbits’ como una nueva especie de homínido o si se trataba de una especie ya conocida de homínido pero afectado por microcefalia y enanismo. Ahora, un nuevo estudio confirma que el ‘hobbit’ de la Isla de Flores es una nueva especie que podría haber sufrido ese proceso de miniaturización tras separarse del ‘Homo Erectus’ (del que se cree desciende el ‘Homo sapiens’) o de alguna especie más primitiva.

baabweb

Los antropólogos Kieran McNulty de la Universidad de Minnesota y Karen Baab de la Stony Brook University de Nueva York, han resuelto una de las mayores controversias científicas de los últimos años en el campo de la antropología. Desde que fueron desenterrados los fósiles de este ser de 18.000 años de antigüedad, los expertos en la materia han estado divididos entre los que opinaban que se trataba de antecesores de los humanos actuales pero de menor tamaño, quizá debido a una microcefalia o al enanismo, y los que creían que forman parte de una rama desconocida del árbol evolutivo humano.

“El ‘Homo Floresiensis’ es probablemente el descubrimiento más excitante de los últimos 50 años”, explica McNulty, cuya investigación ha sido publicada en el ‘Journal of Human Evolution’ y recogida por Europa-press. “Los especimenes tienen cráneos que parecen algo que murió millones de años antes y otras partes del cuerpo son reminiscencia de nuestros ancestros humanos de hace tres millones de años, pero vivieron hasta muy recientemente, casi contemporáneos con los modernos humanos”, añade el antropólogo, que utilizó para sus investigaciones métodos de recreación 3D.

SEPARACIÓN DEL HOMO ERECTUS

Comparando la estructura craneal de los ‘hobbit’ con una simulación reducida del cráneo humano actual, McNulty y Baab pudieron demostrar que el cráneo del ‘Homo Floresiensis’ encaja en el de una especie de homínido y no en el de un humano moderno. Así, la estructura craneal del ‘hobbit’ de la Isla de Flores le sitúa en el género ‘Homo’ aunque su cuerpo y su cerebro fueran más pequeños que los de cualquier otro miembro de esta especie. El estudio sugiere que los ‘Homo Floresiensis’ sufrieron un proceso de miniaturización después de separarse de la rama de los ‘Homo erectus’.

Después de esta investigación “es mucho más difícil defender la hipótesis de que los cráneos que se conservan es un humano moderno que simplemente sufrió de un desorden extremadamente raro” sostiene McNulty, que no duda en que los investigadores terminarán por reconocer al ‘hobbit’ de la Isla de Flores como una nueva especie de homínido desconocida hasta ahora. “Las evidencias se están convirtiendo en algo aplastante y este estudio ayuda a confirmar ese punto de vista”, concluye.

About these ads