El Himalaya una increíble fuente de vida en la última década


La palabra Himalaya evoca nieves perpetuas, gestas montañeras y paisajes sobrecogedores. Para la comunidad científica, la cordillera más alta del planeta representa además un filón biológico de primer orden. De su vertiente oriental han salido en la última década 353 nuevas especies animales, vegetales y también fósiles milenarios.

La región oriental de la cordillera del Himalaya. WWF

La región oriental de la cordillera del Himalaya. WWF

A una media insólita de 35 al año, los hallazgos entre 1998 y 2008 incluyen dos especies de mamíferos, dos de aves, 16 anfibios y otros tantos reptiles ,y 14 de peces de agua dulce. Un informe de la organización ecologista World Watch Fund (WWF) compila estos descubrimientos y alerta del riesgo de desaparición de innumerables especies. Poderosas y frágiles, estas montañas padecen ya algunos de los peores impactos del cambio climático.

Rana Smith litterde ojos dorados.

Rana Smith litterde ojos dorados.

Su informe Himalaya oriental. Donde colisionan los mundos, difundido este lunes, es un recordatorio de lo que está en juego.

Macacos y ciervos

La región es una de las más ricas en vida animal y vegetal de la Tierra, y aún se desconoce el alcance real de su patrimonio natural. Vastas extensiones de la vertiente oriental del Himalaya, comprendida entre Bhután, los estados indios nororientales de Arunachal Pradesh, Assam, Bengala septentrional y Sikkim, el norte de Myanmar, Nepal y Tibet, son un arcano científico. Cuando los biólogos logran acceder las sorpresas están garantizadas.

El escorpión Heterometrus nepali. WWF

El escorpión Heterometrus nepali. WWF

A día de hoy las estimaciones hablan de unas 10.000 especies de plantas, 300 de mamíferos, cerca de un millar de aves, 176 de reptiles, 105 anfibios y 269 de peces de ríos y lagos. Los últimos hallazgos en esta ecorregión y los que se intuyen obligan, sin embargo, a revisar un cálculo a todas luces conservador.

En 2005 la catalogación del macaco de Arunachal -Macaca munzala -como una especie propia marcó un hito. Era el primer simio identificado en el mundo en un siglo. Bastante grande, de pelaje marrón y cola corta es uno de los monos que viven a mayor altitud, entre 1.600 y 3.500 metros sobre el nivel del mar.

El Bugun liochicla, de la familia del gorrión. WWF

El Bugun liochicla, de la familia del gorrión. WWF

Años antes, en 1999, los científicos se toparon con el miembro más pequeño de la familia de los cérvidos. El Muntiacus putaoensis, un muntjac miniatura de entre 60 y 80 centímetros de alto y unos 11 kilos de peso, fue avistado por primera vez en las tierras himalayas del norte de Myanmar. Primero se creyó que era un juvenil. Análisis de ADN confirmaron luego que era una hembra adulta del conocido también como ciervo hoja. Los muntjacs, con once especies diferentes en la actualidad, son el grupo más antiguo conocido de la familia de los cérvidos, con registro fósil de entre 15 y 35 millones de años de antigüedad.

Junto a estos mamíferos, la última década ha visto surgir del Himalaya oriental a dos especies de aves, un Bugun liocichla, una especie de gorrión moñudo de colores, y al Jabouilleaia naungmungensis de pico-cimitarra, que ingresó en el catálogo ornitológico en 2005.

Una rana de ojos dorados, otra voladora, varias especies de víboras, 61 de invertebrados -entre ellos el primer escorpión identificado en Nepal y 244 especies de plantas -una palma, varias orquídeas, etc-, completan también el listado de hallazgos de la última década en la región.

Víbora Gumprecht, descubierta en 2002. WWF

Víbora Gumprecht, descubierta en 2002. WWF

En él cabe también quizá el más fascinante a ojos científicos. El Cretaceogekko burmae no es una especie nueva en sentido clásico, pero el fósil apresado en una mina de ámbar del valle birmano de Hukawng es el gecko más antiguo identificado; vivió hace 100 millones de años.

La cordillera del Himalaya, nacida hace entre 40 y 50 millones de años de un choque tectónico masivo del placas india y euroasiática. Su vertiente oriental es, además, la encrucijada entre dos regiones que complementan sus respectivos y ricos patrimonios biológicos. Al sur el campo Indo-malayo de tierras bajas, y el norte paleártico, donde mora el endémico y amenazado leopardo de las nieves. La región oriental del Himalaya acoge además la mayor densidad de otro gran felino en peligro, el tigre de Bengala y el rinoceronte indio.

Enorme riqueza biológica

“La enorme riqueza biológica y cultural del Himalaya convierte a esta zona en una de las áreas más ricas de la Tierra en biodiversidad y, a la vez, es una de las más vulnerables al cambio climático por lo esta riqueza podría perderse si no se revierten los impactos del calentamiento global”, subraya Tarig Aziz, director de la iniciativa Living Himalayasde WWF.

De la cumbre mundial del clima de Copenhague, en diciembre, debe salir un nuevo tratado que reemplace al Protocolo de Kioto para reducir las emisiones de CO2. “Sólo un tratado justo y ambicioso, basado en la cooperación entre los países industrializados y los que están en desarrollo puede salvar el planeta. Será la única forma de preservar tesoros naturales como los de la región del Himalaya”, añade Luis Suárez, responsable del programa de Biodiversidad Terrestre de WWF en España.

Fuente: Diario Navarra

About these ads