Aparece una nueva isla gigante de basura en el Atlántico


Hace tiempo hablamos aquí de una isla de basura flotando en el Océano Pacifico. En su momento despertó gran interés en el Blog y  poco en los medios de comunicación. Ahora sabemos que otra isla basura “navega” también por las aguas del Océano Atlántico. ¿Como para preocuparse no?

Un grupo de científicos ha encontrado en el norte del Océano Atlántico un área donde se acumulan los desperdicios formando una isla de basura de dimensiones colosales. Por el momento, los investigadores no son capaces de identificar sus dimensiones reales, pero aseguran que se parece mucho al famoso gran parche de desperdicios del Pacífico, un fenómeno bien documentado que duplica el tamaño del estado de Texas. Lo que sí pueden confirmar es que la asquerosa isla del Atlántico contiene 200.000 piezas de desechos por kilómetro cuadrado. La mayoría son pequeños trozos de plástico de un centímetro de diámetro.

En su momento esta mancha del Pacífico causo gran conmoción.

Según explica a la BBC Karen Lavanda, de la Sea Education Association, una organización sin ánimo de lucro que lucha por el cuidado de los océanos, el equipo encontró el gran cúmulo de desperdicios cuando navegaba en un buque de investigación. Los científicos realizaron más de 6.100 arrastres desde el barco en las zonas del Caribe y el Atlántico Norte, frente a las costas de EE.UU. Más de la mitad de estas expediciones revelaron la existencia de piezas flotantes sobre la superficie del agua, la mayoría diminutos trozos de plástico de objetos cotidianos, como botellas de agua. Sin embargo, una zona concreta en el norte del océano llamó la atención de los naturalistas.

Allí «los restos parecen concentrarse y se mantienen durante largos períodos de tiempo», asegura Lavanda. «La máxima densidad de plástico fue de 200.000 piezas de desechos por kilómetro cuadrado, comparable al Gran Parche de Basura del Pacífico», apunta. En este caso, los científicos creen que las piezas están más dispersas.

Lavanda ha advertido sobre el efecto pernicioso que puede tener el plástico sobre los peces y las aves marinas, que se convierten, sin quererlo, en víctimas consumidoras de estas sustancias

Fuente: ABC.es

About these ads