18 momias a cada cual más extraña


En el interior de una de las 18 momias se encontró un esqueleto de rata. Otras evidenciaban haber sido mordisquedas por roedores en la nariz o en las nalgas. En otra hicieron su nido las avispas. La número 2 mostraba en la mano izquierda la enfermedad (o contractura) de Dupuytren, que deja los dedos fijos, y hongos en las uñas de los pies (onicomicosis). La 6 estaba totalmente cubierta de sal natrón, que le daba un bonito aspecto azulado. La 8 y la 17 lucían pulseras. y esta última acaso un escarabajo en el pecho.La 9 conservaba pelos del bigote y la barba de color pelirrojo. La 11 parecía llevar bufanda. La 10 tenía ¡dos mandíbulas! (una, lógicamente, intrusiva).

Una de las momias conserva las cejas. Foto: El País.es

La 16 carece de cabeza (tranquilos: fue arrancada póstumamente), pero disfruta de un amuleto del tipo nudo de Isis… Son algunos de los resultados del análisis de un extraordinario grupo de momias, 18 cuerpos embalsamados que aparecieron reunidos en un almacén en la necrópolis nobiliaria de El-Asasif, en Luxor, y de cuya investigación se ha ocupado un grupo de antropólogos la mayoría de los cuales son catalanes. El estudio, ilustrado con fotos asombrosas, de cuerpo entero, se presenta en una exposición, muy didáctica con los aspectos de la momificación, en la sede barcelonesa del Museo de Arqueología de Cataluña (MAC) hasta el 5 de septiembre.

“Trabajamos en la tumba de Monthemhat, donde hemos investigado centenares de restos humanos, y cada vez que aparecen momias en la zona nos avisan”, explicó el médico paleopatólogo Joaquim Baxarias, que ayer dio una charla en el museo.

“Éstas habían sido guardadas y olvidadas en el almacén 4 de la Casa Americana y se sospechaba que pudieran proceder de nuestra tumba, pero no se conserva ningunainformación sobre ellas. Hemos descubierto que son 12 mujeres y 6 hombres, de dos generaciones, unade época del reinado de Pianji, en el siglo VIII antes de Cristo (Tercer Período Intermedio, Dinastía XXV nubio-cushita, los denominados faraones negros); que se trata de nobles, con cargos importantes, alguno incluso sacerdote de Amón. Pero, curiosamente, sus momificaciones no siguen los patrones habituales en la clase alta: sólo una presenta evisceración y dos extracción de cerebro”.

Las momias han sido observadas sin tocar los envoltorios que conservaban y sin trasladarlas, mediante un aparato de radiología digital portátil. La patología más abundante que presentan es artrosis, padecida por algo menos del 20% del grupo (en las clases trabajadoras egipcias era muy superior). A una momia a la que se le arrancó el pecho, destaca Baxarias, se le puede ver excepcionalmente el corazón momificado, que debía conservarse in situ. El estudioso recalcó que todas las momias han sido tratadas respetuosamente en el examen, actitud que desgraciadamente no han mantenido antes los insectos, los ratones ni el tiempo.

Fuente y más fotos: El País

About these ads