Un tiburón de 4 metros en el Porís de Abona, Tenerife.


Imagen del tiburón capturado por los pescadores en El Porís. | DA

Pescadores del Porís de Abona, en el litoral de Arico, han pescado un ejemplar de tiburón de unos cuatro metros de longitud, una captura que llamó la atención de vecinos y veraneantes en esta zona, dado además que el gran pez merodeaba no muy lejos de la costa.

Debido a las grandes grandes dimensiones del animal, fue izado a tierra mediante una grúa, con las ataduras que se utilizan para varar las embarcaciones.

Lo más curioso de este hecho es que, según comentan algunos vecinos del lugar, “parece que los tiburones están entrando por la noche en la bahía del Porís atraídos por la cantidad de pescado que prolifera en esta zona debido a los restos que emana el emisario de aguas negras, sobre todo en la época estival, que es cuando más personas habitan este núcleo costero”.

El emisario instalado en los años 70 del pasado siglo es de muy poca longitud y vierte las aguas negras sin depurar a unos 150 metros de la costa, incumpliendo además la normativa vigente que obliga a realizar un tratamiento previo de los líquidos residuales antes de derramarlos en el mar.

Según refieren los vecinos, esta situación ha hecho que la flora marina de la bahía, incluyendo el sebadal, haya ido mermando y deteriorándose, por la presencia de jabones y aceites.

“Mientras que antes la playa amanecía llena de musgo seco y se recogía prácticamente todos los días, ahora ya no ocurre este fenómeno y el musgo amarillo característico de las rocas que se hacía visible durante la bajamar, ya casi no existe”, denuncian usuarios asiduos de esta costa, en referencia a los daños que han provocado los vertidos.

La contaminación de la playa del Porís se produce sobre todo con viento sur, como ha pasado en las últimas semanas, cuando la corriente arrastra hacia la zona de baño las aguas sucias.

La solución, según los vecinos, pasa por instalar un nuevo emisario submarino más adentrado en el océano, con una estación de pretratamiento. Precisamente este proyecto, promovido por el Cabildo de Tenerife, salió recientemente a información pública. El emisario proyectado tendrá 1.489 metros de largo, con un tramo subacuático de 510 metros. Discurrirá por el acceso al Mercadillo del Agricultor continuando por la carretera insular que va del Porís a Villa de Arico. Las aguas saldrán al mar a una profundidad de 35 metros. La obra costará 2 millones de euros.

Fuente: Diario de Avisos

About these ads