El “Palo de Sangre” especie única en Tenerife y Gran Canaria


El barranco de Guayadeque que limita los términos municipales de Agüímes e Ingenio en la Comarca del Sureste de Gran Canaria, es uno de los valles más impresionante del archipiélago canario. En sus más de treinta kilómetros lineales, existen las huellas geológicas de sus tres fases magmáticas que lo formaron desde el nacimiento de ésta isla.

De todos los barrancos de Gran Canaria, el de Guayadeque, es el único que posee múltiples formaciones irregulares erosivas-volcánicas que están siendo estudiadas desde hace muchos años por científicos mundiales. Además en este lugar existen cientos de plantas endémicas y un sin fin de otras que embellecen este paraje natural protegido que es visitado por más de medio millón de turistas e isleños anualmente.

De las millares variedades de plantas que habitan el barranco de Guayadeque, gracias a la humedad y riqueza acuífera, y favorecidas por sus múltiples mezclas magmáticas-volcánicas, hace de éste barranco un auténtico paraíso y un enclave favorecido en el complejo mundo de la botánica, resaltando plantas endémicas tales como la kunkelliela canariensis, y la helianthemun tholiforme y dentro de ese amplio mundo endémico resalta en este barranco una especie rara y única en el mundo, la Marcetella moquiniana, conocida popularmente por “Palo de Sangre”, planta ésta que posee virtudes medicinales y hoy está protegida por estar en peligro de extinción.

El Palo de Sangre es un arbusto que llega a medir varios metros de altura, como la foto que ilustra esta crónica, donde el vecino Bartolomé Rodríguez López, cuida con esmero este raro ejemplar junto a su cueva-restaurante de Montaña Las Tierras de Guayadeque, el nos dice que, “ésta planta se da en todo su esplendor y belleza por ser este barranco de unas condiciones muy diferentes a otros en su contexto volcánico”.

La Marcetella moquiniana pertenece a la familia de las rosáceas que abarca millares de especies, aunque el raro ejemplar “Palo de Sangre” tiene un asentamiento especial a nivel mundial, solamente en los barrancos de Guayadeque (Gran Canaria) y barranco del Infierno (Tenerife). También se encuentran en otros municipios canarios, pero a los pocos años va perdiendo su estabilidad, caso contrario del barranco de Guayadeque.

Fuente: Revista TARA