Obtienen la foto de un ovni sin querer. Con foto.


Por estos días, Gastón Damia y Patricio Pereyra están abocados a la difícil misión de convencer a todos de que la imagen es real; que no está trucada, que no tienen ninguna intención de lucrar con la foto y que nunca se dieron cuenta de lo que aparecía hasta que lo vieron en la pantalla de la computadora. Allí estaba, fuera de foco y a la distancia, un objetivo volador no identificado (OVNI). Ocurrió el domingo 6 de abril en la Quebrada del Cóndor, en Tupungato, cuando un grupo de amigos eligió ese lugar para pasar el día.

“Hacía rato que teníamos ganas de ir para ese lado, pero más que nada para conocer. Nunca imaginamos esto ni escuchamos nada parecido”, aseguró Patricio, quien, a pesar de haber sido quien apretó la tecla de su teléfono celular para la captura de la imagen, sigue siendo algo escéptico sobre la existencia de platos voladores y culturas extraterrestres. De todos modos, todavía no puede explicar cómo ese objeto se coló en la foto.

Gastón parece más entusiasmado. Reconoció que desde que vio la foto, no sólo se encargó de leer cuanto material consiguió de ufología, sino que recibió varios mail de personas que están interesadas en conocer su experiencia. Sin embargo, según contaron, nunca se enteraron de nada hasta que no vieron la foto ampliada en un monitor. “Saqué varias en ese lugar; era una secuencia. Y la verdad es que no habíamos visto nada. Al otro día nos juntamos los dos para ver las fotos que nos había pasado una amiga que fue con nosotros, y ahí fue cuando lo vimos”, comentó Patricio.

Al verlo, para Gastón, el OVNI había sido ubicado allí con Photoshop por Patricia. Y no creyó en nada de lo que estaba viendo hasta que su amigo le juró una y mil veces que para él también era toda una sorpresa. “Me dijeron que hay muchos casos de ‘ovnis fantasmas’: uno no los ve en el lugar, pero después aparecen en las fotos”, explicó Gastón.

El grupo lo completaban Facundo Olguín, Brenda Canizo y Bibiana Sánchez. A todos, hoy por hoy, les llegan comentarios sobre la foto en cuestión; la mayoría, como suele ocurrir en estos casos, sospecha de que se trata de un truco; especialmente, porque creen que por ser estudiantes de Ingeniería en Sistemas, Patricio y Gastón tienen un manejo extremo de los programas editores de imágenes. “La foto está acá. Y si alguien le quiere hacer una pericia, no hay problema. Está disponible, porque tampoco estoy interesado en ganar plata con esto”, desafió Patricio.

Fuente: mdZol.com

Anuncios