En pleno siglo XXI y se siguen quemando vivas a supuestas “brujas”


Es una realidad, triste pero al fin y al cabo una realidad. Estos macabros sucesos han ocurrido en Kenya, un país que a pesar de lo que aparenta, sigue anclado en antiguas creencias, lo cual rivaliza o se confirma con la visión de unos masáis usando relojes digitales. Sin lugar a dudas, la cultura ancestral de este país ha perdido su inocencia original y uno se pregunta hasta que punto tiene culpa la sociedad occidental.

Una turba descontrolada quemó vivas a 15 mujeres acusándolas de brujería en un pueblo del oeste de Kenia, según un corresponsal de la AFP. Un centenar de personas encolerizadas fueron puerta por puerta en el pueblo de Nyakeo, a 300 km al oeste de Nairobi, tomando a las víctimas y atándolas antes de prenderles fuego, informó a la AFP un responsable local y varios habitantes del poblado.

“Es inaceptable. La gente no puede hacer justicia por sí misma porque sospecha de alguien”, declaró el responsable local del distrito, Mwangi Ngunyi. Decenas de personas acusadas de brujería fueron asesinadas en el oeste de Kenia en los años 90. Por la zona corrió el rumor de que esas personas traían la mala suerte y volvían a la gente caníbales, sordos, mudos o sonámbulos. La región pasó a tener la reputación de ser una ‘zona de brujas’.

Fuente: 20minutos