Descubierto el secreto del embalsamamiento de “La Bella durmiente”


Esta niña es una de los cuerpos mejor conservados del mundo. Es Rosalía Lombardo, una niña de dos años que en 1920 murió de una neumonía y que actualmente se conserva como si estuviera durmiendo en las catacumbas de los Capuchinos de Palermo en Italia, donde se la conoce con el nombre de “La Bella Durmiente”.

Se conserva en Palermo, donde la llaman "La Bella Durmiente"

Se conserva en Palermo, donde la llaman "La Bella Durmiente"

Ahora un antropólogo italiano Darío Piombino, ha descubierto la fórmula secreta que también ha funcionado para conservar tan perfectamente a Rosalía. Las investigaciones de Piombino han sido financiadas por el National Geographic, por lo que no será de extrañar que en breve veamos el anuncio de un documental en su canal. Piombino, rastro los familiares de Rosalía y dio con uno de ellos, Alfredo Salafia, un siciliano taxidermista y embalsamador que murió en 1933.

Entre los documentos de Salafía, Piombino encontró una memoria manuscrita en las que se citan todas y cada una de las sustancias químicas que se inyectaron en el cuerpo de Rosalía, como son, formol, sales de zinc, alcohol, acido salicílico y glicerina.

La Formalina, ampliamente utilizada por los embalsamadores actualmente, es un mezcla de formaldehido y agua que se encarga de matar las bacterias. Al parecer Salafia, fue uno de los primeros hombres en utilizar esta sustancia para embalsamar los cuerpos. El alcohol junto con las condiciones áridas de las catacumbas, provocaron que se secara el cuerpo y así se momificara el cuerpo de Rosalía. La glicerina por otra parte, mantiene el cuerpo para que no se seque demasiado, y el acido salicílico, evita el crecimiento de los hongos.

Pero son las sales de zinc, según Melissa Johnson Williams, Directora Ejecutiva de la Sociedad Americana de embalsamadores, lo que ha permitido que Rosalía presente ese sorprendente estado de conservación. El Zinc, que ya no se utiliza por los embalsamadores, petrificó el cuerpo de Rosalía dejándolo en ese estado. “El zinc le dio su rigidez, podría sacarla del ataúd y se quedaría rígida y en pie por si misma” explico Melissa.

Piombino, pide que el autodidacta y artista embalsamador Salafia, “sea elevado a lo más alto de los niveles como embalsamador”.