Canarias fue poblada mil años antes de lo que se creía


Algunos de los restos descubiertos en la excavación

Algunos de los restos descubiertos en la excavación

Las pruebas del carbono 14 efectuadas en cerámicas y otros objetos de un poblado descubierto en Lanzarote constatan que los primeros pobladores de las Islas se establecieron en el siglo X antes de Cristo, 1.000 años antes de lo pensado hasta el momento.

El grupo de investigación, dirigido por el arqueólogo Pablo Atoche Peña de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, está formado por arqueólogos, historiadores, biólogos y edafólogos miembros de las dos universidades canarias y del Jardín Botánico de La Orotava, mientras que la financiación ha corrido a cargo de la Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias.

El equipo del proyecto denominado Efectos de la colonización insular. Transformaciones culturales y medioambientales en la Protohistoria de Lanzarote, lleva 4 años realizando excavaciones arqueológicas en diversos asentamientos de la isla más oriental del Archipiélago, lo que les ha llevado a descubrir asentamientos protohistóricos al aire libre.

Los hallazgos localizados, de interés internacional, permiten situar el origen del poblamiento de las Islas, y cómo sus habitantes se establecieron y modificaron el ecosistema original. Los laboratorios Beta Analytic Inc., de Florida (USA), que han realizado las pruebas del carbono 14, sitúan a esta ubicación, una estructura de unos 100 metros cuadrados, como la más antigua al aire libre de toda Canarias.

El descubrimiento permite conectar los materiales encontrados con la presencia en las Islas de navegantes procedentes del Mediterráneo antiguo; primero, fenicio-púnicos, y más tarde, romanos, los cuales dejaron significativos restos de su paso por la Isla en forma de estructuras constructivas, elementos cerámicos (ánforas y otros recipientes), objetos metálicos de cobre, bronce y hierro o avalorios vítreos.

De entre los objetos hallados, llaman la atención de los científicos una estela pétrea con grabados, varios adornos personales, o un microrrecipiente de algo más de 1 centímetro de alto, lo que lo convierte en el recipiente cerámico de menores dimensiones hasta ahora encontrado en Canarias.

Los resultados derivados de las pruebas del carbono 14 posibilitan esclarecer, según el propio equipo científico, una de las mayores incógnitas de la investigación de la Protohistoria de Lanzarote; la Isla quedaría colocada en segundo lugar, después de Tenerife, en el proceso que dio lugar al poblamiento humano del Archipiélago.

Conclusiones. Tras el análisis de los sedimentos y pólenes antiguos recuperados, queda comprobado que el aspecto de la Isla hace 3.000 años difiere de un modo absoluto al actual. Lanzarote debía presentar entonces un aspecto rico en flora, con especies arbóreas que ahora son inexistentes en la Isla, como por ejemplo, el pino canario (Pinus canariensis). Esto permite corroborar algunas descripciones de personajes del mundo antiguo, como es el caso de la mención que el historiador Plutarco hizo hacia el año 83-82 a.C. de las islas orientales, al relatar la estancia del general romano Sertorio en la desembocadura del Betis.

El equipo, aparte del ya mencionado Pablo Atoche Peña, está conformado por Manuela Ronquillo Rubio, Agustín Naranjo Cigala y Constantino Criado Hernández, de la Universidad de La Laguna; y Jorge Alfredo Reyes Betancort, del Jardín Botánico de La Orotava. Los expertos han contado con la colaboración logística del Ayuntamiento de Teguise, en Lanzarote, y el apoyo financiero de la Dirección General de Universidades e Investigación del Gobierno de Canarias.

Los responsables comenzaron el proyecto en el año 2005, y han mostrado en un comunicado su satisfacción por los resultados, tras la consecución este verano de las tareas plurianuales programadas, y de los distintos objetivos científicos previstos.

Fuente: La Opinión

Anuncios