A la búsqueda del Gusano de la muerte Mongol


El gusano que nunca ha sido documentado, pero del que muchos mongoles hablan como real, es conocido como Allghoi Khorkhoi o “gusano del intestino” ya que se asemeja según aquellos que lo han visto, al intestino de una vaca con una longitud de 1,5 metros. Aparentemente el gusano parece que sale de su guarida entre la arena para atacar escupiendo ácido a sus presas.

Ilustración exagerada del "Gusano de la muerte mongol"

Ilustración exagerada del "Gusano de la muerte mongol"

Esto último no parece importarle al periodista televisivo de Nueva Zelanda David Farrier, quien junto con el camarógrafo Douglas Christie, han organizado una expedición de dos semanas al desierto del Gobi para tratar de capturar (en imágenes) algún ejemplar del gusano de Mongolia o en su defecto, alguna prueba de su existencia. Farrier se ha declarado en más de una ocasión fascinado por la Criptozoología o la búsqueda de criaturas ocultas. Farrier pretende realizar un documental que recoja todos los aspectos de la posible existencia de esta extraña criatura.

Para Farrier, el que el gusano se situé en Mongolia es un punto interesante, pues al contrario que el Bigfoot en Norteamérica o Nessie en Escocia, Mongolia no es un lugar habitado donde se puedan propagar estas historias tan rápidamente. “Si un mongol afirma que ha visto una criatura como un gusano en el desierto, no encuentro que motivo tendría para mentir” expresó Farrier.

Varias decenas de expertos han llegado a la conclusión de que el Gusano de la muerte mongol no es más que un rumor o una leyenda, pero esto no detendrá a Farrier. “No creo que sea un gusano, ya que este no podría sobrevivir en el desierto. Desde mi punto de vista, debe ser una serpiente que no debe de estar ahí. Quizás esté fuera de lugar y sea una animal “nuevo” en la zona”.

Si te interesa la criptozoología, no dudes en preguntar en tu librería por "El Gran Libro de la Criptozoología"

Si te interesa la criptozoología, no dudes en preguntar en tu librería por "El Gran Libro de la Criptozoología"

En otros años, en concreto en 2003 y 2005, otras expediciones trataron de encontrar al gusano mongol con gafas de visión nocturna, pero ambas fracasaron. Sin embargo, la nueva expedición neozelandesa utilizará explosivos para atraer al animal que dicen se siente atraído por los temblores en la arena. Para Farrier sus probabilidades de éxito se plantean entre un 5% y un 15%. “La expedición se centrará en una zona especifica del sur del Gobi, donde se han concentrado decenas de avistamientos”.

“No tenemos intención de capturar un ejemplar o algo por el estilo, nuestra única intención es capturarlo en imágenes para demostrar su existencia en un documental”, dijo Farrier.

Anuncios