El origen bereber de la población canaria


Los primeros habitantes de las Islas Canarias eran bereberes. Sin embargo la colonización europea reemplazó a la población de varones y como consecuencia de ello, los genes europeos ganaron terreno sobre los aborígenes y los subsaharianos.

1256069243_0

Es la principal conclusión de un estudio llevado a cabo por un equipo de investigadores de la Universidad de La Laguna que ha sido publicado en ‘BMC Evolutionary Biology’. El objetivo era determinar el origen y el grado de pervivencia en la población actual canaria. Para ello, llevaron a cabo un análisis genético molecular del cromosoma Y (transmitido sólo por varones) de la población aborigen de las Islas Canarias.

“Sabíamos que había marcadores norteafricanos pero queríamos saber en qué momento se habían producido. Si ya existían en Canarias o bien llegaron a través de los esclavos. Hasta ahora asumíamos que la población de Canarias procedía de África del Norte pero queríamos estudiar la población aborigen”, explica Rosa Fregel, investigadora del Departamento de Genética de la Universidad de La Laguna.

Los investigadores detectaron ciertos componentes norafricanos en la composición de la población pero había una asimetría sexual. El ADN mitocondrial es un marcador de herencia materna y el cromosoma Y es un marcador de herencia paterna. Al comparar esos dos resultados se encontró que el componente norteafricano era mayor en los linajes maternos que en los linajes paternos. Y eso es un efecto bastante común de las conquistas: un contingente de conquistadores varones mata a los indígenas y la población se forma con conquistadores varones e indígenas hembras.

Los resultados de la investigación lo confirman y apuntan a un origen norafricano para estos linajes paternos que, a diferencia de los linajes maternos, han disminuido hasta ser prácticamente reemplazados en la actualidad por linajes europeos.

Los investigadores analizaron muestras de cadáveres de la iglesia de la Concepción (Tenerife) de los siglos XVII y XVIII para establecer el impacto de la colonización europea y del tráfico de esclavos de origen africano.

Las aportaciones norafricanas y subsaharianas predominaron durante los siglos XVII y XVIII. Sin embargo, durante la colonización la mayor parte de uniones se producían entre mujeres guanches y hombres ibéricos, que gozaban de una mejor posición social. Además, la mortalidad de los aborígenes era mucho mayor.

Según Rosa Fregel tanto los hombres como las mujeres de origen subsahariano fueron discriminados por lo que sus genes han ido disminuyendo progresivamente tanto en los linajes paternos como los maternos. En la actualidad, el linaje europeo en la población canaria representa más de un 90%.

Sin embargo todavía quedan algunas dudas por resolver. Se desconoce si los primeros habitantes de las Islas Canarias fueron llevados a la fuerza o bien llegaron por sus propios medios.

Fuente: El Mundo

Anuncios