Ahora dicen que las abejas no están desapareciendo


Siempre me ha sorprendido la facilidad con la que algunos expertos aseveran determinadas cuestiones y más cuando lo hacen de forma tajante como en este caso. Simplemente me hace pensar que los ciudadano debemos ser tontos al permitir que se desvíen millones de euros (el Gobierno Español lo hizo recientemente) para la investigación de este fenómeno conocido como “colapso de las colmenas”, si ya hay un profesional que tiene claro y puede demostrar que eso del colapso es una tontería y su causa es meramente económica.

La “misteriosa” desaparición de las abejas se ha atribuido a los pesticidas, a diversos virus, a productos químicos y hasta a la radiación emitida por los móviles. Sin embargo, el biólogo Marcelo A. Aizena aporta un novedoso punto de vista sobre el asunto: las abejas no están desapareciendo y, al contrario de lo que muchas teorías recogen, su desaparición no acabaría con la raza humana.

Abeja

Foto: kevincollins123, Flickr

“La cantidad de colmenas en todo el mundo se ha incrementado en cerca del 45 por ciento en las últimas cinco décadas” asegura Marcelo A. Aizen a lainformacion.com. Su estudio elaborado junto al canadiense Lawrence Harder acaba de ser publicado en un artículo en la revista New Scientist.

“Es verdad que se están reduciendo el número de colmenas en Estados Unidos y en Europa pero esa disminución se debe más a cuestiones económicas que biológicas. Sale más barato importar miel de China o Argentina que producirla localmente”.

Uno de los fenómenos que más llamó la atención sobre la reducción drástica en el número de abejas fue el que se produjo en marzo de 2007 en EEUU cuando se produjo el repentino abandono de la casi totalidad de las abejas adultas de la colmena, (fenómeno conocido como Desorden del Colapso de la Colonia). “Se trata de fenómenos reales, pero son repuntes a corto plazo más que tendencias a largo plazo” afirma Aizen.

No hay apocalipsis sin abejas

Una de las creencias más extendidas en diversos artículos es que la desaparición de las abejas afectaría de manera dramática a la cadena biológica. “Un mundo sin abejas acabaría con la especie humana”, aseguran los defensores de esta teoría. Sin embargo, el profesor Aizen sostiene todo lo contrario.

“Las abejas son los principales polinizadores”, reconoce este biólogo, “pero su ausencias supondría una disminución de la producción de no más del 4 ó 5%.”

Alrededor del 70 por cien de los 115 cultivos más productivos, incluyendo la mayoría de las frutas y las semillas oleaginosas, son polinizadas por animales. Estas representan cerca de 2,5 millones de toneladas de alimentos al año, alrededor de un tercio de la producción agrícola mundial. Sin embargo, pocos de estos cultivos dependen únicamente de la polinización animal.

“Muchos cultivos incrementan su producción en presencia de polinizadores y de abejas en particular pero no es que no produjesen nada en el caso de que no hubiese abejas” sentencia el biólogo

Fuente: La Información.com

Anuncios