Publicidad con misterio mal escogida para un gimnasio


Desde siempre el uso del mundo del misterio en la publicidad ha sido un reclamo fácil y recurrente para muchos productos. Recuerdo un anuncio de chicles Trident donde una chica metía un mordisco a Nessie por lo bien que tenía la dentadura, o como un calamar gigante veía impotente como una pick-up de Toyota era imposible de arrastrar al fondo del mar por lo bien que se agarraba al suelo. La idea es fácil, sencilla y el mensaje directo. Pero no siempre se consiguen los resultados esperados.

La campaña publicitaria de la discordía

La campaña publicitaria de la discordía

Una red de gimnasios, en concreto uno de los más grandes y conocidos de Inglaterra, decidió utilizar la “invasión de alienígenas” en su nueva campaña publicitaría, alegando que “Cuando los alienígenas vengan a quien primero se comerán será a los gordos”. Luego en la promoción, instan a la gente a que se apunte al Club de Salud y Spa del Cadbury House Hotel en Bristol.

Con todo, la campaña tuvo un éxito inverso, y los gorditos de la comunidad y aquellos que intentan adelgazar, se sintieron ofendidos por el anuncio. La central del gimnasio se ha visto inundada de llamadas, quejas e improperios por la campaña y han solicitado su retirada inmediata.

El alcalde de Yatton, Tony Moulin, ha solicitado al complejo la retirada de la publicidad por considerarla de “mal gusto”, argumentando que “esta publicidad es insensible, de mal gusto y podría ofender a una parte de la población”. Por otro lado el gerente del Gimnasio y Club de Salud, Jason Eaton, ha salido al paso declarando que “la campaña del extraterrestre no pretendía ofender a nadie, era un guiño para que la gente perdiera esos kilos de más que se han ganado en Navidades”.

Está claro que a veces el mensaje a veces es demasiado claro y es obvio, nadie quiere ser primer plato de los hombrecitos verdes, a los cuales seguro que les molesta que se les vea como unos crueles e insaciables carnívoros. Nunca llueve a gusto de todos.

Anuncios