Descubren 120 esqueletos en un cenote Maya


Por las características del lugar y el número de esqueletos encontrados es probable que se encuentren por lo menos 30 más o incluso que haya hasta 200 (Foto: INAH )

México, 25 feb (EFE).- Especialistas mexicanos han hallado 120 esqueletos con una antigüedad de hasta 1.885 años en un cenote (poza) maya, en el estado de Quintana Roo, en el caribe mexicano, informó hoy el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). La fuente dijo que este cenote llamado Las Calaveras, de 30 metros de diámetro,”podría ser el depósito funerario de la época prehispánica mejor conservado y el de mayor concentración de esqueletos humanos del área maya”.

Hasta el momento, en su profundidad se han encontrado 120 osamentas, y se calcula que la cifra podría ascender a los 150, conforme avancen las investigaciones, agregó el Instituto en un comunicado de prensa.La arqueóloga subacuática Carmen Rojas informó de que los esqueletos datan de los años 125 y 236 de nuestra era, superando al cenote Chichén Itzá, en el vecino estado de Yucatán.

Rojas dijo que hasta antes de este hallazgo el cenote en Yucatán representaba el de mayor número de osamentas depositadas en estas pozas que los antiguos mayas usaron como depósitos funerarios.”Por las características del lugar y el número de esqueletos encontrados es probable que se encuentren por lo menos 30 más o incluso que haya hasta 200, con lo que rebasaría el número de restos humanos localizados en tierra en una de las ciudades mayas más grande del periodo Clásico (125-236 d.C.): Tikal, en Guatemala”, dijo la experta.

Desde 2007 el INAH lleva a cabo el registro sistemático de las osamentas del cenote Las Calaveras, labor en la que se cuenta con la participación de “National Geographic”. Este depósito natural de agua fue detectado en 2002, cuando un buzo alertó sobre la presencia de restos óseos.

Los restos en el cenote Las Calaveras están “en un perfecto estado de conservación, lo que permitirá el desarrollo de estudios de genética y antropológicos para conocer más a fondo a la antigua población maya que se asentó en esta región”, comentó Rojas. Explicó que estos espacios acuáticos tuvieron la función de cementerios, toda vez que algunas de las osamentas presentan tratamientos funerarios, al estar acompañadas de vasijas y animales como ofrendas.

Para los antiguos mayas los cenotes, al igual que las cuevas, representaban entradas al mundo de los muertos, llamado Xibalbá, por lo que eran usadas como cámaras funerarias naturales, agregó. Como parte de la investigación arqueológica en cuevas sumergidas de Quintana Roo, la arqueóloga comentó que desde hace más de una década el INAH estudia cuatro esqueletos con una antigüedad de entre 12.000 y 8.000 años, lo que los ubica en el periodo premaya o prehistórico.

Fuente: Sur.es

About these ads