Seis formas de buscar vida fuera de la Tierra


1. Buscar la contaminación lumínica de las civilizaciones extraterrestres

En la noche, se pueden ver las ciudades de la Tierra desde el espacio, debido a la concentración de luces artificiales. Similarmente, los planetas exteriores densamente poblados también producirían este tipo de contaminación lumínica. Pero no es nada fácil encontrar tal rastro de los extraterrestres. Aun cuando se utilizara todas las electricidad de la Tierra para producir luz, esta sería miles de veces más débil que la luz del sol reflejada de nuestro planeta.

2. Buscar contaminantes químicos en el aire de los planetas extraterrestres

Podemos buscar evidencias de los contaminantes químicos en la atmósfera de los planetas extraterrestres. El clorofluorocarbono, un compuesto químico artificial, tiene la capacidad de absorber los rayos infrarrojos con cierta longitud de onda. Si en la atmósfera existen unas pocas partes por billón de la sustancia, es posible detectarlo desde una distancia remota.

3. Buscar los productos de fisiones nucleares

Quizás los seres inteligentes extraterrestres hayan manejado técnicas de energía nuclear. Los desechos nucleares producen elementos raros provenientes de las fisiones nucleares en los planetas extraterrestres, como el Tecnecio (Tc) y el Neodimio (Nd). Podemos descubrir las señales de la existencia de estos elementos raros entre las estrellas. Sin embargo, sólo se pueden detectar y distinguir cuando hay una gran cantidad de estos elementos.

4. Buscar la “pelota de Dyson”

Quizás se puedan localizar civilizaciones extraterrestres por sus grandes proyectos, por ejemplo, la “pelota de Dyson”. Freeman Dyson propuso una teoría en 1960: una civilización avanzada debe tener la capacidad de rodear el sol para obtener la mayor parte de la energía radiada y sólo de esta forma; sólo así se sostendría el desarrollo de la civilización a largo tiempo. Esta estructura que podría rodear las estrellas fijas, imaginada por Dyson, se llama la “pelota de Dyson”.

5. Buscar las “burbujas de Fermi”

Las civilizaciones pueden rodear mucho más que sola una estrella fija para construir distintas “pelotas de Dyson” y así se producen zonas oscuras en su galaxia. Los científicos las llaman las “burbujas de Fermi”. Igual que las “pelotas de Dyson”, las “burbujas de Fermi” radian el calor, que es visible en una banda de rayos infrarrojos.

6. Buscar evidencias de vida extraterrestre por la transformación de las estrellas fijas

Una civilización avanzada puede transformar posiblemente su estrella madre con el fin de garantizar la vida en su planeta. A medida que la estrella fija envejece, se agotará el hidrógeno en su núcleo interno y se dilatará en gigantes ondas rojas, devorando los planetas a su alrededor y la vida en ellos.

Las civilizaciones extraterrestres podrían evitar estos desastres a través de la extensión de la vida de las estrellas fijas. Por ejemplo, combinar el hidrógeno en el núcleo interno y el de las demás partes, extraer las sustancias de estrellas fijas o reajustar la velocidad de rotación, podrían cambiar la presión interna del astro. Todo esto ofrece a las estrellas fijas sus rasgos peculiares, y constituiría una evidencia de la existencia de civilizaciones extraterrestres avanzadas.

Extraído de: Spanish China

Anuncios