Descubren en México ofrendas de más de 1.000 años


Parte de las ofrendas descubiertas

Expertos mexicanos dieron a conocer el hallazgo de ocho piezas de cerámica con más de mil 600 años de antigüedad, pertenecientes a la cultura chinesca, en el municipio de Tepic, Nayarit. Elaborados entre los años 200 a.c. y 400 d.c., los objetos constituyen el primer conjunto de esa filiación prehispánica que se localizan en su lugar original en todo el occidente del país.

Se trata de una ofrenda mortuoria compuesta por seis figuras de barro antropomorfas, femeninas y masculinas, y dos vasijas, informó el director del Centro del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en el estado de Nayarit, Armando Santa Cruz Ruiz. Por la forma en que se encontraron acomodadas en un espacio reducido en forma de media luna, se deduce que formaban parte de una tumba de tiro, precisó el especialista.

Durante la época prehispánica, la arquitectura funeraria más notable del occidente de México fueron esas construcciones, consistentes en complejos funerarios subterráneos integrados por criptas con tiros verticales, muy ricos en ofrendas. En este tipo de obras prehispánicas, las ofrendas se colocaban en el perímetro de la fosa, a manera de una media luna.

Para el INAH el hallazgo significa una oportunidad excepcional de explorar por primera vez un conjunto de enterramientos de tumbas de tiro del complejo cultural chinesco. Hasta ahora los arqueólogos no habían analizado contextos in situ, sólo piezas aisladas, así como conjuntos de tumbas de tiro pero de otros grupos, significó el directivo.

La característica distintiva de la cultura chinesca, y de la cual proviene su nombre, son los rasgos orientales de los rostros de sus figurillas, elaboradas en barro, unido a la alfarería, que posee un recubrimiento intenso en color crema, con trazos finos en pigmentos negro y rojo sobre el fondo crema, precisó Santa Cruz Ruiz.

El director del Centro INAH-Nayarit y el arqueólogo Mauricio Garduño, precisaron que el descubrimiento se registró recientemente durante los trabajos de construcción de viviendas para huicholes, en la localidad 14 de Marzo, a una profundidad de 3,5 metros aproximadamente. Luego de constatar la antigüedad de los objetos, de más de mil 600 años, el INAH procedió al rescate y trasladó los objetos al Centro INAH-Nayarit, para su registro y restauración y ahora continúan las excavaciones a fin de recopilar la mayor cantidad de información posible.

Garduño, responsable de los trabajos arqueológicos, detalló que la zona nuclear de la cultura chinesca estuvo asentada en los valles del altiplano de Nayarit, en Tepic y Compostela y de ahí se distribuyó a otras regiones.

Fuente: Prensa Latina

Anuncios