El pentágono envuelto en nueva conspiración sobre muertes colaterales en Bagdad


Un vídeo publicado por una ONG cuestiona la versión oficial sobre cómo el Ejército de Estados Unidos mató a once iraquíes en 2007, entre los que había un fotógrafo y un conductor que trabajaban para la agencia de noticias Reuters. Las imágenes, difundidas por la organización Wikileaks a partir de fuentes militares, muestran, desde la visión de un piloto de un helicóptero Apache, los disparos contra un grupo de hombres armados y otros que no portan armas y que andan por la calle en un barrio de Nuevo Bagdad.


Entre ellos, estaban el fotógrafo de Reuters Namir Noor-Eldeen y su conductor, Saeed Chmagh, que murieron ese 12 de julio de 2007 en el ataque.

‘Asesinato colateral’

El vídeo, presentado en Washington y titulado Asesinato Colateral, describe también el transcurso del rescate de las víctimas, donde fueron heridos también dos niños. En las imágenes se puede apreciar que nadie estaba atacando a los soldados de EE UU, según se comenta en el blog The Huffington Post. En el vídeo se identifica a los dos miembros del equipo de Reuters llevando cámaras. Los soldados, sin embargo, creen que son armas. En la misma calle hay otros hombres armados (circunstancia que no es anormal en las calles de la capital iraquí) pero no se muestran hostiles hacia el helicóptero militar. De hecho, parecen no reparar en su presencia.

El piloto vuela en círculos hasta que encuentra un buen ángulo para hacer fuego. Al día siguiente del ataque, el Ejército estadounidense explicaba la muerte de los trabajadores del medio de comunicación como parte de un enfrentamiento entre sus tropas e insurgentes.

Un portavoz militar dijo en esas fechas al diario The New York Times que “no hay duda de que las fuerzas de la coalición estaban claramente en el medio de operaciones de combate contra una fuerza hostil”.

Muertes justificadas por EE UU

La agencia Reuters exigió sin éxito una investigación de las circunstancias y la obtención del material audiovisual apelando a la Ley de Libertad de Información. Como respuesta, el Ejército estadounidense concluyó que las acciones de los soldados durante el suceso estaban de acuerdo con la ley en conflictos armados y reglas de combate (Rules of Engagement), la normativa sobre cuándo, dónde y cómo el uso de la fuerza debe ser usada.

En el vídeo, se escucha a los militares celebrar las muertes al grito de “mira esos bastardos muertos” y a otro suplicar por permiso para disparar contra un hombre que para su vehículo para asistir a los heridos.

Fuente: 20minutos

Anuncios