Un posible nuevo ejemplar de oso polar híbrido, el “Grolar”


En 2006 pruebas de ADN demostraron que un oso que recibió disparos en los Territorios del Noroeste de Canadá era mitad oso gris y mitad oso polar. Investigadores creyeron que ese era el primer descubrimiento documentado de un oso híbrido en el ámbito silvestre, y no se equivocaron. Los funcionarios capturaron al oso luego que recibiera disparos porque tenía manchas marrones en su piel blanca. El oso también tenía varias características de oso gris, incluyendo largas pezuñas y una joroba en la espalda.

Imagen del híbrido abatido en 2006

Los cazadores estadounidenses sólo tenian permiso para disparar a osos polares, pero no a los grises. Científicos compararon el ADN del oso con muestras recogidas de osos polares y de osos grises para confirmar que éste era lo que algunos llaman “pogris” o “grolar”. Los osos polares y grises han sido exitosamente apareados en zoológicos. Pero los diferentes lugares donde habitan y ciclos de reproducción de los dos osos había hecho tal posibilidad de una criatura mixta algo improbable sino imposible en el ámbito silvestre.

Aquel ejemplar de 2006 era la única prueba de la existencia de un híbrido de estas características, pero puede que tal cosa haya cambiado. Al parecer la semana pasada, un cazador inuit que viajaba por los hielos del Ártico, disparo a uno oso que podría ser otro híbrido con las mismas características. El animal de color blanco cremoso, recibió un disparo cerca de la comunidad de Ulukhaltok, territorios del noroeste, en las isla Victoria. Posee una cabeza descomunal y unas garras mas grandes de lo normal y una curioso anillo de pelo marrón en sus patas traseras, lo que coincide con un oso grizzly.

El ejemplar de 2006 es la única prueba de un híbrido de especies de osos en estado silvestre

Los especialistas que han podido ver las fotos confirman que pese a no ser concluyentes, las imágenes muestran un oso con unas características como el tamaño del cráneo, las orejas y las descomunales garras no concuerdan con las de un oso polar, pero si el resto del pelaje blanco.

Ahora habrá que esperar unas semanas para que se determinen los analisis de ADN que dilucidaran el misterio, ya que el cazador se niega a publicar las fotos del animal hasta que las pruebas de ADN vean la luz.

Otra cosa que extraña a los investigadores es porque los osos se están adentrando tanto en el Alto Ártico, algo que desde 1991 cuando se diviso un oso grizzly a 600km al norte de la península, se ha incrementado de sobremanera.

La respuesta a este misterio es tan poco esclarecedora como la que parece confirmar la existencia de híbrido en entornos naturales, algo hasta hace poco inconcebible.

Estos nuevos descubrimientos podrían dar pie a nuevas teorías sobre un criptido que habita supuestamente en la zona de Kamchatka al que se le da nombre de “Ikuiem” un oso con una extraña bolsa entre las patas traseras. ¿Podrían ser los avistamientos del Irkuiem, la visión de un nuevo híbrido? Quien sabe.

Anuncios