Nueva especie de murciélago en las Fragas do Eume


Imagen de la nueva especie durante la exposición

Uno de los resultados más llamativos del estudio Inventario de especies y refugios de quirópteros en el Parque Natural Fragas do Eume, que la asociación Drosera ha desarrollado en ese entorno durante los dos últimos años es la identificación, por primera vez en Galicia, de una nueva especie de murciélago cuyo descubrimiento en el mundo es tan reciente que, por el momento, tiene un nombre científico provisional: Myotis spa, que pertenece al grupo Myotis nattereri. Asimismo, el equipo de trabajo coordinado por Roberto Hermida consiguió durante el tiempo que ha durado la investigación constatar que en el paraje habitan 16 de las 23 especies que hay catalogadas en toda la comunidad.

«Por los medios que se han utilizado, el volumen de trabajo, el equipo que ha participado, el tiempo y los fondos, que, estamos delante del estudio más exhaustivo que se ha realizado en un espacio natural gallego para la identificación de las distintas especies de murciélagos», apuntó ayer Roberto Hermida durante la presentación del proyecto, que contó con la financiación de la Fundación Biodiversidad, la Xunta de Galicia y Reganosa. «Su apoyo, así como el del personal del parque ha sido indispensable para que pudiésemos desarrollar esta iniciativa», comentó el coordinador de la investigación, que ha combinado la metodología clásica, que representan la revisión de refugios, y la capturada con redes niebla y con trampas arpas; con las técnicas más modernas como la detección por ultrasonido, el radio seguimiento y la identificación molecular en especies crípticas, es decir, aquellas que son muy similares en apariencia, pero que no se reproducen entre sí.

Otra de las conclusiones relevantes del estudio es que la actividad humana, en cierta medida, es beneficiosa para el sostenimiento de las colonias de murciélagos. «La mayor parte de los refugios que hemos identificado corresponden, o bien, a construcciones abandonadas, o bien, a casas habitadas», destaca Roberto Hermida, quien agrega: «Por este motivo, sería importante proteger y delimitar el acceso a los espacios abandonados como los túneles que hay en el paraje y llegar a acuerdos con los propietarios de las viviendas para que se impliquen en la conservación de los murciélagos. Estos animales -continúa- tienen muy mala fama, pero en cuanto le explicas a la gente que son beneficiosos para el medio y que no hacen nada, no suelen poner impedimentos de ninguna clase».

Por otro lado, el estudio recalca que los quirópteros no entienden «los límites del parque» y, en muchas ocasiones, por ejemplo, están activos en el paraje natural, pero utilizan como centro de reproducción zonas cercanas a las Fragas. Además, los investigadores aseguran que «las labores agropecuarias respetuosas con el medio ambiente constituyen una importante fuente de alimento para los murciélagos». «Los excrementos de las ganaderías atraen a numerosos insectos que son el soporte de la dieta de los quirópteros», resalta el coordinador del proyecto, quien aboga por fomentar este tipo de actividades económicas.

La incidencia del viento en su movimiento, los tipos de árboles que utilizan como refugio las distintas especies o la zona del parque que prefieren son algunos de los datos que también presenta el proyecto de la asociación Drosera. «Estoy satisfecho de que, después de contar más bien poco en Galicia, los murciélagos hayan conseguido suscitar la atención de las Administraciones central y autonómica y el tejido empresarial de la comunidad», indicó ayer Hermida, quien agregó: «Espero que no sea la última vez».

Fuente: La Voz de Galicia

Anuncios