Objeto artificial desconocido orbita el Sol


Detalle del la orbita del objeto

Un objeto desconocido, seguramente de fabricación humana, ha sido descubierto en una órbita alrededor del Sol. Bautizado como 2010 KQ, el artilugio ha sorprendido a los astrónomos. Primero fue confundido con un asteroide, pero su inclinación, su color y su escaso brillo indican sin duda que, en vez de una roca, se trata de un artefacto artificial, obviamente -a no ser que nos llevemos la mayor sorpresa de nuestras vidas, quién sabe-, elaborado en este planeta. Los científicos no son capaces de relacionarlo con ningún lanzamiento concreto, aunque algunos sospechan que puede tratarse de una parte de un cohete Protón ruso lanzado en octubre de 1974 para analizar la Luna.

El objeto fue descubierto el pasado día 16 de mayo por el telescopio Catalina Sky Survey. Orbita el Sol una vez cada 1,04 años y pasó a menos de 1,28 distancias lunares de la Tierra el pasado día 21.Al principio, los expertos creían que era un asteroide más, pero el astrónomo Richard Miles, del telescopio Faulkes North, se dio cuenta de que ese extraño «ovni» tenía la huella de la mano del hombre. Los motivos son su particular color y su escaso brillo, y su órbita circular y de muy baja inclinación. Los espectros en ultravioleta demostraron también la existencia de dióxido de titanio, utilizado en la fabricación de pintura blanca.

Faulkner cree que el artilugio es la «cuarta etapa» de un cohete Protón ruso lanzada el 28 de octubre de 1974 por la sonda Luna 23. Esta nave tenía como misión recoger muestras lunares para su posterior estudio, pero el alunizaje fue muy violento y parte del equipo quedó dañado. La pieza que ahora se ha convertido en un asteroide artificial puede ser un bloque equipado con un motor 11D-58S que medía casi seis metros de longitud.

Desintegración

El objeto se aleja de la vecindad de la Tierra, pero volverá en 2036. «En la actualidad, existe una probabilidad del 6 por ciento de que 2010 KQ entre en nuestra atmósfera en un período de 30 años a partir de 2036», han explicado desde el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA. «Es muy probable que las observaciones adicionales del objeto permitan perfeccionar su órbita y las posibilidades de impacto. Aun en el improbable caso de que este objeto esté dirigido para el impacto con la Tierra, es tan pequeño que se desintegraría en la atmósfera y no causaría daños en el suelo».

La NASA detecta, rastrea y caracteriza a los asteroides y cometas que pasan cerca de la Tierra utilizando telescopios terrestres y espaciales. La llamada «Spaceguard» descubre estos objetos, que caracteriza según sus órbitas para determinar si alguno podría ser potencialmente peligroso para nuestro planeta.

Fuente: Ovnipress.com

Anuncios