Manto de flores en el desierto más seco del mundo


El desierto más seco del mundo, el de Atacama, en Chile, está floreciendo estos días gracias a las inusuales lluvias caídas en estas últimas semanas. Más de 200 especies de flores autóctonas como lirios, cebollinos o malvillas pueden contemplarse estos días en uno de los lugares más inhóspitos del planeta.

Lluvias inusuales permitieron el peculiar fenómeno

En este desierto en el que casi nunca llueve, han caído en los últimos meses precipitaciones que superan las que usualmente corresponderían a todo un año. El conocido fenómeno de El Niño trae cada cierto número de años un ligero aumento de las precipitaciones a Acatama, y es entonces cuando las semillas que permanecen enterradas en estado latente entre sus duros terrones germinan.

Además de las lluvias, los vientos, las temperaturas y los depósitos de aguas subterráneas también son otros factores imprescindibles para que se produzca la floración. Dado que es especialmente difícil que todos estos factores se combinen, este es un fenómeno muy escaso. Tanto, que la última vez que se produjo fue en 1997, hace trece años.

Fuente: Spanish China

Anuncios