La historia real de como una ballena dió las gracias a sus rescatadores


Esta historia es una de esas leyendas urbanas que circulan por la red y que al final acaban teniendo todo realidad y nada de leyenda, algo de lo que pocas veces se puede presumir.

La leyenda hablaba de una ballena que había acabado enrollada en redes de pesca y después de ser liberada por sus rescatadores fue dando las gracias uno por uno a sus salvadores. Para apoyar la historia se acompañaba la imagen que puedes ver en esta entrada y que desconocemos (probablemente no lo este, pero las imágenes del final del artículo si son las reales del rescate) si esta relacionada o no con la HISTORIA REAL.

La historia real se produjo alrededor de las 8:30pm del domingo 11 de Diciembre de 2005 cuando un pescador de cangrejos dio el aviso a un grupo de medio ambiente sobre una ballena que había quedado enrollada en las cuerdas de nylon de las jaulas de cangrejos cerca de las Islas de Farallon, a unos 18 kilómetros de la costa de San Francisco. El ejemplar enredado era una ballena jorobada de unos 15-16 metros de longitud y de un peso estimado de unas 50 toneladas, la cual quedo atrapada probablemente al pasar por encima de las jaulas de cangrejos en su ruta migratoria de la costa norte de California y Baja California.

Inmediatamente se monto un dispositivo de rescate que llego a toda prisa a las 2:30pm a la zona, donde los buzos evaluaron la situación y determinaron que la ballena estaba en serio peligro debido a que la misma estaba fuertemente enrollada y la única manera era bucear a su alrededor tratando de cortar las cuerdas con sus cuchillos. James Moskito, uno de los buceadores explico luego a los medios:

“Yo fui el primero en sumergirme, y mi corazón se encogió cuando vi todas las cuerdas envueltas en el animal, pensé que no seríamos capaces de salvarla. Cerca de unas 20 cuerdas se enredaban en todo su cuerpo, todas unos 70 metros de longitud con un peso cada 18 metros que enredaban por su cola en varias vueltas, así como en el dorso y su aleta izquierda. Las cuerdas se ceñían tanto al animal que ya habían empezado a corta su grasa dejando esos cortes visibles. Al menos unas 12 trampas de cangrejo de unos 27 kilos cada una, colgaban de las cuerdas y todo ese peso era sostenido por la ballena que trataba de mantenerse a flote tratando de respirar”

Cuatro buzos pasaron alrededor de una hora cortando las ataduras de la ballena con el peligro que eso conllevaba, pues un ligero aleteo del animal podría acabar con la vida de cualquiera de ellos en una operación tan delicada. Finalmente la ballena fue liberada, siendo considerado por los representantes de Centro de Mamíferos Marinos del condado de Sausalito, como el primer intento con éxito del rescate de una ballena jorobada enredada.

Imágenes reales del rescate de la ballena jorobada

Los buzos fueron entrevistados por un reportero del San Francisco Chronicle debido a que circulaban rumores de que la ballena les había dado las gracias por su liberación y esto fue lo que contaron:

“Cuando la ballena sintió que era libre comenzó a nada en círculos alrededor nuestro. Luego se acerco a cada uno de los cuatro buceadores y con una delicadeza extrema dio un toque con su aleta a cada uno. Me sentí como nos diera las gracias – explico el Sr. Moskito – se detuvo a tan solo unos pocos centímetros de mí y me empujo ligeramente como demostrando su alegría con ese juego. Parecía una muestra de afecto, como un perro que mueve el rabo de alegría. Nunca me sentí amenazado, me sentí feliz, fue una experiencia increíble, increíble”.

Los expertos en ballenas dicen que es agradable pensar que la ballena les estaba dando las gracias por su rescate, pero es imposible saber que pasaba por la cabeza del animal en ese momento.

“Odio antropomorfizar demasiado el comportamiento del animal, pero la ballena estaba haciendo inmersiones poco profundas y luego se codeo con nosotros – explico Mick Menigoz – no sé a ciencia cierta lo que estaba pensando, pero es algo que nunca olvidare. Fue demasiado bueno”.

Anuncios