Excepticismo ante la oleada de avistamientos ovni y criaturas en el condado de Victoria, Argentina


caballoalienEl hecho que disparó mediáticamente esta nueva “andanada” de hechos sobrenaturales fue la declaración de un inspector de Recursos Naturales de nuestra ciudad, quien afirma haber visto algo extraño en la zona de los corrales del puerto el pasado miércoles por la noche.

A pesar de que su descripción se corresponde con las patas traseras de un caballo o una vaca (excepto por la referencia a una cola) el funcionario afirma no haber visto nunca nada igual.

Sus declaraciones, formuladas a Silvia Pérez Simondini, fueron subidas en video al sitio Youtube, donde el inspector identificado como Mario (supuestamente para evitar problemas en su trabajo), comenta que alrededor de las 21:30 se encontraba con su compañero de trabajo cumpliendo una guardia en la zona de los corrales del puerto cuando vivió una experiencia que lo “sorprendió”.

– Cuando entramos por la calle que va detrás del camping, como sabemos que están los corrales municipales, mi compañero iba alumbrando el margen derecho del camino, y yo voy mirando junto a él si se veía algo, cuando volví a retomar la mirada hacia el camino puedo ver, que lo vi muy patente, unos pies largos, no tan finos, pero largos como los de un animal, una vaca, pero tenía un pelaje extraño.

– ¿Eran rectas? – pregunta la entrevistadora, Silvia Pérez Simondini, la titular del museo de ovnis de nuestra ciudad, y quien colocó el video en el sitio.

– No, tenían forma como de zeta, como si el pie, obviamente lo poco que pude ver sobre el pie, como si el talón estuviera elevado, como si se apoyara con los dedos.  No solamente eso, sino que esta cosa paranormal que veo, no conozco nada en el mundo que tenga esas características, que se ve un pelaje medio gris, marrón, y un bulto negro como una persona. Cuando le pego el grito a mi compañero “viste eso”, esa cosa empieza a correr entre los yuyales.

– ¿Corría en forma normal, como una persona?
– No, no corría en forma normal. Era una forma muy extraña de correr, elevaba mucho las piernas.
– ¿Como dando saltos?
– Como dando saltos. Me sorprendo, le pido la linterna a mi compañero, salgo, siento todavía el ruido de la criatura entre los yuyos y empiezo a alumbrar hacia el lugar en que pensaba que podía estar. Alumbro, tiro piedras, es como si hubiera desaparecido.  Estamos como cinco minutos parados en el lugar. Nos preguntamos qué podía haber sido. Como sabemos, están los corrales municipales ahí, hay caballos, hay animales, pero no se refiere a un caballo, ni una vaca, ni un novillo, era algo extraño.  No terminó ahí. Avanzamos hacia la parte de atrás del camping, donde había mucha gente, y volvemos a donde habíamos visto a la criatura, para ver si encontrábamos algo que refiera a lo que habíamos visto, o volverlo a ver. Pero no encontramos nada, era una noche muy oscura. Yo sé que lo que vi no era nada conocido.

Hasta aquí las declaraciones del video.  Corresponde hacer algunas apreciaciones a los efectos de resguardar la objetividad: las patas que describe tranquilamente pueden corresponder a las traseras de un animal de los que abundan en la zona de los corrales (por forma, color, tipo de movimiento…), y el hecho de que no se haya acercado viéndolo, sino que reconociera que lo vio recién cuando giró la cabeza para volver la vista al camino genera un marco de sorpresa que facilita la interpretación errónea de lo que se observa.

Si se tiene en cuenta, además, que la visión duró una fracción de segundo, y que en ningún momento se comenta que su compañero también fue testigo del hecho, o que ratifique lo visto por quien hace la declaración, el marco de susceptibilidad es muy grande.  Esto no significa que el inspector esté mintiendo, ya que bien puede estar convencido de la extrañeza de lo que vio.  Significa que de día, con buena luz, y la vista al frente, posiblemente la impresión de los hechos pudo haber sido otra, teniendo la experiencia una explicación mucho más mundana, y que por la sorpresa con que se encontró con esta “criatura” pudo no haber tenido tiempo de discernir qué era verdaderamente lo que tenía en frente.

Es como cuando nos encontramos de frente sorpresivamente con alguien a quien conocemos de toda la vida: antes de reconocerlo, podemos asustarnos si no esperábamos que apareciese.  ¿O acaso alguien no ha vivido una experiencia de este tipo?

caballoDe hecho, la fotografía que ilustra esta nota corresponde a la descripción dada por el testigo, pero no es otra cosa que un recorte de la imagen que está junto a este párrafo, invertida y alterados los tonos, como ocurre por la noche, cuando la visión facilita el engaño.

Lo que faltaba

En declaraciones a medios provinciales, Silvia Pérez Simondini comentó que “si algo le faltaba a Victoria, y con lo que todo investigador sueña, se acaba de dar”.  La referencia es a este suceso, pero también a una aparente oleada de avistajes de luces y objetos voladores no identificados, según los cuales “prácticamente todas las noches se ven luces de diferentes tamaños, direcciones e intensidad y objetos que de momento a otro desaparecen”.  ¿Será que a ET le gusta el automovilismo y viene a ver el Dakar?

“Es impresionante la cantidad de cosas que están apareciendo en el cielo. Nunca se han visto tantos avistamientos como en este 2010, sobre todo concentrados en este último mes”, dijo Pérez Simondini, afirmando además que les es muy difícil llevar una estadística de la cantidad de avistajes de este tipo de fenómenos, porque en Victoria son permanentes.

Los hechos de Victoria no serían los únicos, ya que “esto no sólo está ocurriendo en Victoria, también en otros lugares del mundo, como México y Brasil, por ejemplo”, indicó la investigadora.
“Todos los investigadores me preguntan qué causística hay en Victoria. Acá no hay causística, es algo que se produce en forma permanente, hay veces las oleadas de estas manifestaciones en el cielo se producen en invierno, en este caso se están dando en esta época por eso no podemos tener un patrón determinado para saber si van a salir ahora o cuando” agregó.

Avistajes

Respecto a algunas de las principales experiencias recientes, Simondini comentó que un albañil logró una fotografía de uno de estos objetos sobrevolando el cielo de Rincón de Nogoyá. En su relato, el trabajador de la construcción expuso que el 19 de noviembre, minutos antes de la 1:00, cuando estaba en el paraje rural de Rincón de Nogoyá, decidió como todas las noches tomarse unos amargos antes de acostarse a dormir, luego se sentó a pocos metros del quincho que estaban reacondicionando en una estancia y ahí fue cuando observó en el cielo una luz que se hacía cada vez más grande.

El trabajador indicó  que la luz se iba acercando hasta donde él estaba, hasta encandilarlo. De todos modos logró sacarle una fotografía, instantes luego la luz desapareció. Otro avistaje se produjo el domingo en la zona del Arenal y Cerro de la Matanza, donde vecinos del lugar pudieron observar una luz en el cielo, sin poder identificar el objeto.

Anuncios