Explicaciones varias y teorias de conspiración para la muerte masiva de pájaros en Arkansas


Si usted está a punto de despedir el año 2010 (el de la eterna crisis, el de los desastres naturales, el de la amenaza de bomba en Afganistán, en Irán, en las dos Coreas) y al mirar al cielo ve caer miles de pájaros muertos, negros para más señas, no es tan descabellado que, en un primer momento, piense que está ante el Juicio Final.

Escena de la serie Flashforward, que recuerda mucho a la teoria de la conspiración esgrimida aquí.

Más aún si unos días antes 100.000 peces han aparecido muertos en el río por una misteriosa epidemia. Y mucho más si, cuatro días después, otros 500 pájaros se desploman a miles de kilómetros de ahí, en Luisiana, sin motivo aparente. ¿Qué está ocurriendo?

“Creo que la centralita tuvo mucho trabajo. Para los creyentes en el día del Juicio Final, definitivamente era el día del fin del mundo”, reconoció el capitán de policía de Beebe, Eddie Cullum.

El suceso ha dado la vuelta al mundo. Minutos antes de la medianoche, 5.000 turpiales sargentos de ala roja se desplomaron sobre las calles de la localidad. A una mujer que paseaba con su perro le cayeron justo delante. A un policía, en su misma cabeza, hasta provocarle heridas. La lluvia fue tal intensa que los habitantes del lugar relataban que sólo bajo un paraguas era posible protegerse, y que “en algunos puntos se hacía imposible incluso conducir”, explica el veterinario Robby King.

La pregunta que se hacen todos es ¿por qué?. Aquí van seis hipótesis creíbles, una increíble y una teoría de la conspiración para explicarlo. Eso sí. Los investigadores dicen que hasta dentro de un mes no podrán dar una respuesta. Si es que pueden.

1. Muertos de estrés por los fuegos artificiales. Aquella noche los hubo de todos los colores, y el ruido y los fogonazos pudieron desorientar a las aves, que no suelen volar de noche. “Los pájaros estaban volando al nivel de los tejados en lugar de hacerlo al nivel de los árboles para evitar las explosiones justo arriba. Son de vista corta, así que se fueron chocando con las cosas”, explica la ornitóloga Karen Rowe a la agencia Ap. Algunos de ellos pudieron morir de paro cardiaco. En contra de esta teoría, el hecho de que petardos, cohetes y demás familia los hay en todas las partes del mundo, cualquier día del año, sin que se tenga noticia de que nadie salga a la calle abrigado en un paraguas especial para animales. ¿Por qué esta vez sí?

2. Una granizada mortal. Segunda hipótesis. Hay precedentes. En 1973, una repentina tormenta de granizo provocó la muerte de varios cientos de patos cerca de Stuttgart, conocida como “la capital mundial de los patos”.

3. Rayos y truenos. Tres días antes hubo fuertes tormentas en la zona e incluso un tornado que mató a tres personas en Cincinnati. Y también aquí hay “jurisprudencia”. En 2001, en el mismo Arkansas, los rayos causaron la muerte de una bandada de pelícanos. Sería la segunda vez en una década. Su impacto en las aves es suficiente para provocar el fatal desenlace. Sin embargo, el día 31 el temporal ya había pasado.

4. Un envenenamiento masivo. Fue la teoría que cobró más fuerza en un primer momento, y la más obvia: miles de pájaros muertos sólo horas después de que 100.000 peces lo hicieran en un río cercano. Quizás bebieron, ambos, el mismo agua envenada. A estas alturas, sin embargo, la teoría parece totalmente descartada. Primero, porque los peces muertos son todos de la misma especie. Segundo, porque en la mayoría de las autopsias realizadas los pájaros tenían el estómago vacío. Y tercero, porque tendría que ser un veneno tan certero que matara a todas prácticamente al mismo tiempo. Ni los espías más refinados logran afinar tanto.

5. Un fatal error de navegación. Siguiente teoría, avalada por algunos expertos: los turpiales sargentos de ala roja vuelen en bandadas muy grandes y compactas, con lo que cualquier verso libre puede ser devastador. Uno de ellos pudo despistarse y causar una colisión masiva en el aire, que acabó con ellos en el suelo.

6. Un suicidio masivo. A medio camino entre la ciencia y la fantasía. Los pájaros decidieron quitarse la vida, por algún motivo que jamás comprenderemos, de una forma orquestada. ¿Qué les llevó a hacerlo? ¿Puede un animal tomar esa decisión? “Probablemente se deba a una razón física, pero dudo que nadie pueda alguna saber cuál”, aclara Thurman Booth, director del servicio de fauna salvaje del Estado.

 

7. El fin está cerca. Los seguidores de la teoría de que el Juicio Final está próximo ya se han arrojado en internet a alertar a los incrédulos y a recordar que cada vez son más las señales (la lluvia de animales muertos es una de ellas) de que el Apocalipsis está próximo. Peces, primero, aves, ahora. ¿Una casualidad? Hay quien ha empezado a hacer un recuento detallado.

8. Y una conspiración. Aquí viene la sorpresa final. Dos conocidos partidarios de la teoría de la conspiración, Paul Joseph y Alex Jones, han defendido que todo forma parte de un “experimento secreto del Gobierno” con armas de alcance masivo que “pueden manipular artificialmente el entorno”. “Sabemos que hace una década el complejo militar de EEUU estuvo envuelto en experimentos de este tipo”.

A estas alturas, lo único que parece claro, según los veterinarios, es que los pájaros tenían “un trauma en el tejido de las mamas, coágulo de sangre y una hemorragia interna”. Ni rastro de enfermedades crónicas o infecciones. La causa: el golpe con el suelo o el impacto de algo. ¿El qué?

Fuente: La Razón

Anuncios