Nuevas especies de mamíferos en los Andes Peruanos


Un equipo de científicos de México y Perú, encabezado por Gerardo Ceballos, del Instituto de Ecología (IE) de la UNAM, y Horacio Zeballos, del Museo de Historia Natural de Arequipa, que hizo uno de los hallazgos en biodiversidad más importantes de las últimas décadas en los Andes peruanos.

Se trata de nuevas especies de mamíferos que incluyen un puerco espín; un mono nocturno; posiblemente una de zorra gris; un marsupial; una musaraña, y varios roedores. Además, una nueva especie de olingo, junto con ranas y otros animales.

La relevancia del hallazgo es enorme. “Encontramos mamíferos muy grandes; aún es relativamente común toparse con nuevas especies de animales pequeños, como ratones o murciélagos, pero grandes, como un puerco espín, un mono o un marsupial, que es muy raro en Sudamérica, es extraordinario”, destacó el universitario en un comunicado.

Este descubrimiento deja varias lecciones. “El Santuario Nacional Tabaconas-Namballe, donde se produjo, está rodeado, en gran parte, por áreas de cultivo y pastoreo; fuera del sitio, la destrucción del ecosistema es grave. Ello significa que si no existiera la reserva, esas especies se habrían extinguido sin ser descubiertas”, lo que ocurre en muchos otros lugares del planeta.

Ceballos indicó que aún existe una gran diversidad biológica por descubrir, pero que está seriamente amenazada, porque las tasas de destrucción del ambiente, tanto acuático como terrestre, son altísimas.

El experto en conservación consideró que la pérdida de especies representa un colapso de los sistemas ambientales, con repercusiones importantes para el ser humano, como el mantenimiento de su bienestar, porque de la flora y fauna dependen los servicios ambientales, beneficios gratuitos que la naturaleza nos brinda, como la cantidad y calidad del agua y del aire, la fertilidad de los suelos, la polinización de cultivos, y la provisión de productos como madera, forraje y miel.

En el caso del Santuario Tabaconas-Namballe, las principales amenazas son la deforestación, la cacería y la minería que se quiere impulsar en el área, señaló. Se encuentra al norte de Perú, en la vertiente de los Andes que se perfila hacia el Pacífico, y que en línea recta no está más allá de 70 kilómetros de la frontera con Ecuador.

Es una zona muy especial por ser un área pequeña, de apenas 32 mil hectáreas. Debido a que el gradiente altitudinal es enorme (va de los mil 200, hasta más de tres mil 500 metros de altura sobre el nivel del mar), la vegetación también es muy cambiante.

Fuente: El Informador

Anuncios