La Hipótesis del Mokele-Mbembe


Con L’hypothèse du Mokele-Mbembe (La Hipotesis del Mokele Mbembe, Francia, 2012) la artista y cineasta Marie Voignier nos invita a cuestionar nuestras creencias y las de los demás. Una película sobre un monstruo mitológico, por supuesto, también es un vibrante retrato de un hombre y su obsesión, sus creencias y su determinación. Objetivo y cautivadora, L’hypothèse du Mokele-Mbembe te transporta en una jungla de posibilidades y preguntas. A continuación, Ariel Esteban Cayer se sienta con Marie Voignier.

hypothese-mm-visuel-2-1

Con L’hypothèse du Mokele-Mbembe, usted emplea un estilo muy directo que permite que el público saque sus propias conclusiones con respecto al tema, sino que también refleja la naturaleza evasiva de la propia bestia mítica. ¿Fue esta la intención desde el principio o no este enfoque viene como que estaban haciendo la película?
No me veo a mí mismo acercarme a esta cuestión de otra manera, así es como yo suelo trabajar, se abre con la película (o lo que sea) un campo de ideas que genera más preguntas que respuestas. Desde el principio, el punto no era hacer un expediente de investigación sobre Mokele-Mbembe ni se supone que es una película biográfica de Michel Ballot. No es el hombre o la bestia lo que me interesa, sino la relación, las relaciones complejas que se teje con el otro a través de una cultura de terceros.

La película sigue a todo un personaje. ¿Cómo conoció a Michel Ballot y cómo, a partir de esta relación, surgió la idea de hacer una película sobre un viaje criptozoologico?
Empecé a interesarme en la criptozoología por Stefanie Baumann, un amigo y doctor en filosofía. La Criptozoología es la ciencia de los animales ocultos no reconocidos por la ciencia convencional. Los criptozoólogos creen en la existencia de los animales un tanto inverosímiles, basando sus creencias en representaciones, testimonios, leyendas. Lo que me interesa es que la criptozoología desafía nuestras nociones de creencia y verdad. ¿Creemos en que Mokele-Mbembe existe? Los testigos nos informan sobre su apariencia, ¿eso lo hace real? Aquí nos encontramos con los mismos problemas que los de la película y la representación. Con Stephanie Baumann, decidimos asistir a una conferencia de la criptozoología en Berlín. Una charla mostró la investigación de Michel Ballot. Yo estaba muy interesada por el contexto, el método y el carácter del explorador. Su parecido físico con el actor Klaus Kinski parecía prometedor. Entré en contacto con Michel Ballot y más tarde nos recibió en su casa cerca de Niza. Después de explicarle las intenciones de mi película, básicamente, compartir sus investigaciones todo el tiempo tratando de entender su punto de vista y para obtener una mirada más cercana a lo que él cree. Tuvimos una sesión inicial que duró dos semanas durante las cuales tuve la oportunidad de evaluar la dificultad del terreno y conocer a los protagonistas de las películas.

Ha seguido al Sr. Ballot durante su expedición de 2010 y – me imagino – filmaron horas de material de archivo – un ejercicio de paciencia en sí mismo, ¿no? ¿Cómo fue esta experiencia – tanto en términos técnicos (fotografía, sonido), así como emocional – ¿desde detrás de la cámara?
No seguí exactamente Michel en una de sus expediciones. En lugar de ello, hemos organizado una expedición en conjunto para hacer esta película, que no es exactamente lo mismo. Estábamos en áreas que Michel es muy familiarizado, con el fin de encontrar testigos que han visto a la bestia y filmar sus testimonios. Así que había un montón de puesta en escena.

DSC03212-225x300
También era más difícil para Michel. Así que por supuesto, tuvimos horas de metraje. Pero mi equipo (Stephanie y Thomas Baumann Fourel) fueron consumidos inmediatamente por lo que estaba sucediendo. Las condiciones fueron difíciles: 3 horas diarias de electricidad por la noche, no hay llamadas telefónicas, mucha lluvia, problemas con el equipo, una dieta muy pobre, etc. la lista es larga, pero esto no es lo que me quedó grabada. Yo estaba más conmovido por el… ¿cómo lo describiría? El choque cultural, el clima post-colonial de todo esto. Estábamos constantemente preguntándonos lo que nosotros, un pequeño grupo de los blancos perdidos en la selva, estábamos haciendo allí. Esta sensación de que nadie nos conocía, que no teníamos lugar o al menos ciertamente uno que no queríamos: La verdad es que queríamos ser considerados (ex) colonos (Michel, su gran consternación es que le llaman “jefe”) o posiblemente misioneros. A menudo era conocida como “hermana”, o incluso como cazadores de safari. No importa qué, no pudimos distanciarnos de nuestro legado histórico (Camerún es una antigua colonia británica y francesa).

Frente a sus hermosas tomas amplias del Camerún, el público se convierte en un investigador en su propio derecho y no simplemente un receptor: ¿Considera este el papel óptimo de la audiencia de su documental? ¿Sabía que desea mantener al público alejado de la complacencia?
Creo que los espectadores, quienes quiera que podrían ser (Estoy hablando tanto documentales como de ficción aquí) siempre puede ser espectadores activos si quieren serlo. Pero es cierto que es en cierta medida solicitada. Yo no hago películas con la audiencia en mente. Hago la película en primer lugar para mí, pensando en lo que quiero ver en la pantalla. Así que siempre trato de mantener una cierta tensión, un ritmo, un reflejo, simplemente para que no me aburra a mí misma.

Estoy fascinado por la estética del vídeo degradado. ¿Me puede decir acerca de las imágenes personales que Michel Ballot filmo de a sí mismo y su opción de integrarlo en el proyecto?
Desde nuestro primer encuentro, Michel me mostró las películas de tira durante sus expediciones. Desde el comienzo de sus viajes, ha documentado sus encuentros y reflexiones en la forma de un diario en vídeo. Él nunca tuvo el deseo de editar este material. Para mí estaba claro que necesitábamos incluirlo, no sólo porque estas películas son parte de su investigación, pero que aportan una nueva dimensión a nuestra percepción de Michel: lo vemos cuando está solo y es más frágil. Además, esta película fue filmada en un formato que ya no existe, VHS-C, que añade profundidad histórica de su obra, contextualizándolo.
Estas imágenes parecen acentuar la película y añadir una cierta mística, una historia, incluso una mitología para M. Ballot y su proyecto. La crónica de la obsesión y la dedicación a su sujeto cuando se enfrentan a la mítica criatura parece casi más importante que la creación misma. ¿Me equivoco?
Tienes toda la razón. La película no es en absoluto acerca de la creación misma, pero, como el título indica, se trata de la hipótesis de que alguien ha hecho de su existencia, y todo lo que esta hipótesis conlleva. La noción de la hipótesis de lo imposible es lo que me interesaba. Se trata más de una actitud filosófica de lo que es zoológica.

P1010725
Las convicciones de ambos los pigmeos y Michel Ballot menudo se funden en uno al otro. ¿Puedes hablar sobre el tema central de la fe?
Michel cree en la existencia de la bestia, por las pistas y pruebas que ha logrado obtener. Los pigmeos también están convencidos de la existencia de la bestia, pero para nosotros, los que no son pigmeos que es difícil de entender el grado de esta existencia: ¿en el pasado? ¿En una cosmogonía particular? ¿En zoología local? Considerando que el espectador ya cree en el cine, él acepta la ilusión (ya sea en la ficción o documental) y al hacerlo, cree lo que ha demostrado. Al final de la película, si realmente cree en la existencia de la bestia o no es otra cosa…

Me atrevo a hacer esta última pregunta: ¿crees en el Mokele-Mbembe? ¿El rodaje de esta película ha influido en sus creencias?
Por supuesto, para profundizar en la realización de esta película tuve que preguntarme a mí mismo esa pregunta. Lo que me pareció más fascinante y lo que finalmente me decidió a hacer esta película es que, después de la primera vez que visité Michel Ballot para ver si había suficiente material para hacer una película, me fui diciendo que, durante cuatro horas, estaba absolutamente convencido de que existía Mokele-Mbembe. Michel Ballot y las pruebas que me presentó me permitió hacerlo. Y para que quede claro, no es porque Michel me haya convencido con argumentos ni pruebas de la existencia de la bestia de manera total. Es que durante cuatro horas, como si se tratara de una película larga, acepte su hipótesis. Estaba inmerso en el mundo de Mokele-Mbembe con Michel. Eso es lo que una hipótesis es: tiene que ser aceptado inicialmente para que uno luego puede verificar, o no, y esto puede tomar mucho tiempo.

Anuncios