Increíble cueva de cristales gigantes descubierta bajo el desierto de México. Con fotos.


Aquellos que conocían la existencia de esta increíble cueva, no pudieron darse cuenta de la magnitud de la misma hasta que no han aparecido las primeras imágenes de un humano en el lugar. A unos 300 metros bajo la superficie del desierto Mexicano de Chihuahua, la cueva fue descubierta por dos hermanos que realizaban perforaciones en el desierto en busca de plomo y plata. Su descubrimiento es extraordinario.

Los espeleólogos en la imagen dan escala a la gigantesca cueva de cristales

Los espeleólogos en la imagen dan escala a la gigantesca cueva de cristales

Se han contado hasta 170 cristales gigantes, el mayor de ellos de más de 11 metros de largo con una altitud de casi la altura de seis hombres. Las paredes de la cueva están totalmente cubiertas de cristales en una especie de selva enmarañada de extraordinaria belleza, todo está cubierto de afiladas hojas de cristales.

Estos cristales se formaron por causa de la saturación de sulfato de calcio en las aguas subterráneas, que al calentarse por una intrusión de magma una milla más adelante en el interior de la cueva, comenzó a filtrarse a través del sistema de cuevas hace millones de años. Cuando el magma comenzó a enfriarse hace 600.000 años, los minerales del agua comenzaron a desprenderse del agua. Estos pequeños minerales como cristales fueron creciendo y creciendo a lo largo de los siglos. Finalmente en 1985 los dos hermanos drenaron la cueva, reduciendo el nivel freático de la cueva con bombas.

Uno de los espeleólogos se sube a uno de los cristales
Uno de los espeleólogos se sube a uno de los cristales

A pesar de que el aspecto de los cristales confiere un aspecto frío al lugar, la temperatura del interior alcanza los 44ªC y una humedad relativa de 90-100%. Razón por la cual, los espeleólogos llevan trajes refrigerados con mochilas de hielo que refrigeran el aire que circula por el interior del traje. Estas condiciones y el que se tardan alrededor de 20 minutos para llegar al interior de la cueva, no ha disuadido a los saqueadores, ya que se ha encontrado uno de los cristales rotos y con signos evidentes de intentos de ser cortado. Para evitar su deterioro, la cueva ha sido sellada con una pesada puerta de acero ya que sin duda algo que ha tardado millones de años en crearse no puede ser destruido por un par de desaprensivos, asegurando así su preservación para generaciones venideras.

About these ads